Mordovia

IK-2, la terrible cárcel en la que está Brittney Griner en Mordovia

La jugadora estadounidense ha sido enviada a una de las temibles prisiones que Rusia tiene en Mordovia. "Las palizas y las torturas son normales, casi no hay asistencia médica", explica Nadezhda Tolokonnikova, una de las integrantes del grupo de música 'Pussy Riot' que estuvo prisionera allí.

La jugadora estadounidense Brittney Griner, durante el juicio

La jugadora estadounidense Brittney Griner, durante el juicio Efe

Publicidad

La jugadora estadounidense ha sido enviada a una de las temibles prisiones que Rusia tiene en Mordovia. "Las palizas y las torturas son normales, casi no hay asistencia médica", explica Nadezhda Tolokonnikova, una de las integrantes del grupo de música 'Pussy Riot' que estuvo prisionera allí.

La situación de Brittney Griner sigue siendo un tema de máxima preocupación para Estados Unidos. Rusia ha enviado la jugadora estadounidense a la prisión IK-2, una de las cárceles más temidas y peligrosas del país. Localizada en la región de Mordovia, la colonia penal IK-2 es famosa por sus terrible régimen penitenciario y las duras condiciones de los que allí se encuentran.

"Se sabe que allí hay regímenes muy duros y graves violaciones a los derechos humanos. La colonia penal IK-2 es el lugar que cualquier preso quiere evitar", explicaba Olga Zeveleva, socióloga de la Universidad de Helsinki al diario 'The Guardian'.

La terrible fama de esta colonia penal es bien conocida por algunas de las personas que han tratado de plantar cara al régimen de Moscú. Nadezhda Tolokonnikova, una de las integrantes del grupo de música 'Pussy Riot', estuvo allí y relata las terribles condiciones a las que se enfrenta Brittney Griner.

"Enviaron a Brittney Griner a la peor prisión de toda Rusia. Allí trabajan 16 horas diarias cosiendo y confeccionando uniformes. Hay heridos porque el material y la maquinaria están en mal estado. Las palizas y las torturas son normales, casi no hay asistencia médica. Si no están trabajando en sus uniformes, los presos tienen que hacer trabajos físicos muy duros, como cavar zanjas o romper bloques de hielo", explica Nadezhda Tolokonnikova a la cadena NBC.

Y añade: "Si alguien se niega, van a una celda de castigo, un espacio diminuto y helado. De tres a cinco baños para cada 100 presos. No hay agua caliente. Son lugares que no han cambiado desde la época de los gulags. Las condiciones son como de esclavitud. Algunos deciden suicidarse, lo que ni siquiera es fácil en estos lugares".

Daily Mail ha logrado hablar con un antiguo preso de la prisión IK-2 y su relato hiela la sangre. "A Brittney Griner seguramente la atacarán mientras se baña, la robarán. El gobierno ruso ha enseñó durante mucho tiempo a su pueblo que los estadounidenses son el enemigo de la humanidad", asegura. La BBC ha realizado un reportaje sobre las colonias penales rusas y afirma que son herederas de los campos de trabajos forzados de la era soviética, los temidos gulags.

Publicidad